Un compromiso práctico con Dios Parte 1:Por Pastor Jose Arredondo

Base bíblica. Lc. 16:1-12

1 Dijo también a sus discípulos: Había un hombre rico que tenía un mayordomo, y éste fue acusado ante él como disipador de sus bienes.

Entonces le llamó, y le dijo: ¿Qué es esto que oigo acerca de ti? Da cuenta de tu mayordomía, porque ya no podrás más ser mayordomo.

Entonces el mayordomo dijo para sí: ¿Qué haré? Porque mi amo me quita la mayordomía. Cavar, no puedo; mendigar, me da vergüenza.

Ya sé lo que haré para que cuando se me quite de la mayordomía, me reciban en sus casas.

Y llamando a cada uno de los deudores de su amo, dijo al primero: ¿Cuánto debes a mi amo?

Él dijo: Cien barriles de aceite. Y le dijo: Toma tu cuenta, siéntate pronto, y escribe cincuenta.

Después dijo a otro: Y tú, ¿cuánto debes? Y él dijo: Cien medidas de trigo. Él le dijo: Toma tu cuenta, y escribe ochenta.

Y alabó el amo al mayordomo malo por haber hecho sagazmente; porque los hijos de este siglo son más sagaces en el trato con sus semejantes que los hijos de luz.

Y yo os digo: Ganad amigos por medio de las riquezas injustas, para que cuando éstas falten, os reciban en las moradas eternas.

10 El que es fiel en lo muy poco, también en lo más es fiel; y el que en lo muy poco es injusto, también en lo más es injusto.

11 Pues si en las riquezas injustas no fuisteis fieles, ¿quién os confiará lo verdadero?

12 Y si en lo ajeno no fuisteis fieles, ¿quién os dará lo que es vuestro?

Lucas 16:1-12

Propósito.- Comprenderemos que la definición que Dios da al hombre en general, es la de ser su mayordomo, incluso entenderemos que aumque sea fiel o sea infiel; ningún hombre es autónomo en sí mismo.

Introducción.- En la parabola de referencia (Lc. 16:1-1) el Señor señala un mayordomo en terminos generales, y marca el principio fundamental respecto a su responsabilidada de ser mayordomo.

“Da cuenta de tú mayordomía”, y el desarrollo del relato señala el principio de fidelidad como base para dar al mayordomo “lo verdadero” (v.11), y “lo que es vuestro” (v.12);

De manera que el Señor constituye al hombre como un mayordomo o sirviente de quien Èl espera responabilidad para acreditarle su confianza y hacerle participe de sus mayores bienes (ver 2ª Co. 4:1-2)

4  Por lo cual, teniendo nosotros este ministerio según la misericordia que hemos recibido, no desmayamos.

Antes bien renunciamos a lo oculto y vergonzoso, no andando con astucia, ni adulterando la palabra de Dios, sino por la manifestación de la verdad recomendándonos a toda conciencia humana delante de Dios.

Aspectos del tema.-

1°.- Dios constituye al ser humano como mayordomo de su creación Gn. 1:28

· La doctrina bíblica de la mayordía declara que Dios es el ordenador y sustentador de todas las cosas que en los cielos y en la tierra (Gn. 1:1; He. 1:3)

· Dios delegó al hombre el cuidado y la administación de su creación de esa manera lo constituye su mayordomo , su administrador (Gn. 2:15); Dios no entregó en propiedad su creacion al hombre.

· La providencia de Dios sigue conservando las leyes naturales (Gn. 8:22) aun cuando el pecado del hombre sujetó la creacion a servidumbre y dominio de satanás (Gn. 3:14-19; Mt. 4:8-10); por esto la cración anhela ser liberada de la esclavitud (Rom 8:20-23); este anhelo se empieza a cumplir con la redención, y tendrán su cabal cumplimiento en el Reino de Cristo aqui en la tierra (Jn. 12:31; Ro. 8:19)

2°- La mayordomía bajo la cobertura de la redención en el hombre

· El llamado que Dios al hombre para ser redimido reafirma la conciencia de que Dios es el propietario de todo el universo, incluyendo todas nuestras pertenencias y su anhelo de servirle con alegria, reconociendo su soberanía (Sal.100:1-2).

· Bajo esto contexto de redenció entendemos la mayordomía como una formación en las áreas básicas de nuestro ser como lo es el area corporal, cognitiva o de conocimientos y afectiva; ésta formación se da apartir de una relacion espiritual con el Señor para que podamos cumplir las instrucciones y normas que Él da en su palabra.

· De esta manera entendemos:

a) Que Él es dueño de todas las cosas (Sal. 24:1)

b) Que ha dispuesto un programa para nuestro bien (Ro. 12:2)

c) Que un dia nos pedirá cuentas de nuestra mayordomía (2ª Co. 5:10)

· De esta manera, nuestra mayordomia abarca la totalidad de nuestro ser:

a) Lo que somos (1° Co. 4:1); b) lo que hemos recibido (1ªCo, 4:7) c) lo que hacemos (1ª Co, 4:2) d) lo que hemos de dar cuentas (1ªCo, 3:12-14)

· Es nuestra tarea como mayordomos fieles evidenciar los recursos humanos, espirituales financieros y físicos que nos han sido otorgados para cumplir cabalmente los própositos de nuestra mission en el plan de redención.

· El cumplimiento fiel de nuestra mayordomia se traduce en frutos especificos de:

a) Aceptación (Ro. 9:20-21);

b) Gratitud (Col. 3:15);

c) Consagración (2ª Co. 8:5);

d) Crecimiento (Mt. 25:20-21)

Conclusión: No olvidemos que Dios recompenza la fidelidada del mayordomo con su presencia “Donde yo estuviere ahi estará tambien mi servidor” Jn. 12:26.

A DIOS HONRA Y GLORIA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *