Permitamos que el Espíritu Santo guíe nuestros pasos: Por Pastor Jose Arredondo

«Si ahora vivimos por el Espíritu, dejemos también que el Espíritu nos guíe».

Gálatas 5:25

Reflexión sobre el pan de vida

Tras la gloriosa resurrección de Jesús, el Hijo de Dios afirmó a sus discípulos que a partir de ese momento convivimos con el Espíritu Santo, es decir, el espíritu de Cristo que habita en nuestros corazones. La Biblia apunta que somos templo y morada del Espíritu Santo.

Pero el llamado del apóstol Pablo no solo busca que lo sepamos, sino que además nos dejemos guiar por el Espíritu Santo. Con esto se refiere a nuestras palabras, acciones y decisiones. Para quienes tienemos a Cristo en en nuestros corazones, la realidad de apreciar el mundo es distinta, pues en nuestro corazón habita la verdad, que es Dios. Que el Señor te bendiga y guíe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *